Video Registradores Ohkura

Termopares y termorresistencias, sus principales diferencias

Las sondas de temperatura de tipo eléctrico, que actualmente se pueden encontrar en el mercado, son las termopares y las termorresistencias (como por ejemplo las sondas de temperatura pt100).

Por ello es lógico plantearse, a la hora de efectuar un proyecto, qué es mejor, si instalar un termopar o una termorresistencia.

El termopar y sondas de temperatura pt100

La medición de la temperatura mediante este dispositivo, a nivel industrial, proporciona una exactitud aceptable, basando su funcionamiento en la variación de resistencia de ciertos metales como el acero inoxidable, el bronce o el aluminio, u otros materiales, como la cerámica o el nylon rígido. Tanto su diseño como su construcción son bastante simples en comparación con las termorresistencias, por lo que suelen resultar más económicas, siempre y cuando su función quede restringida a temperaturas no muy altas.

Otro factor importante es la propensión de los termopares a la deriva, ya que debido a la naturaleza de su funcionamiento se produce una lenta pero prolongada desviación permanente de su señal según transcurre el tiempo, que es necesario corregir periódicamente.

La termorresistencia

En este caso se trata de un dispositivo de diseño más complejo y, por tanto, más caro en general. En cambio proporciona una mayor exactitud, así como una sensibilidad que puede alcanzar los 0,2 ºC. Su rango de medida es similar al del termopar, situándose generalmente entre los -184 y los 689 ºC.

Otro factor importante es la velocidad de respuesta, que en este caso queda equiparada a la de los termopares, aunque la facilidad de instalación de las termorresistencias es un factor que juega a su favor.

De todos modos, en ambos casos se trata de equipos que pueden ser fabricados a medida y que cuentan con un amplio catálogo de productos para adaptarse a cualquier situación.